Zityzens Madrid

Burrolandia, la casa de los ex mejores amigos del hombre

Os descubrimos Burrolandia, una asociación que salva a burros para preservar la especie y devolverles el favor de todo lo que han hecho por nosotros durante siglos. 

“Yo estoy intentando recuperar los animales, pero no para lucrarme. Yo simplemente les hago un homenaje cuidándolos por todo lo que han hecho por nosotros”. 

El burro es un animal que, aunque hoy en día solo lo asociemos a algún que otro pueblo con habitantes contados o a las granja escuelas a las que íbamos de pequeños, ha sido una pieza clave en el desarrollo del hombre. 

Un burro podía servir para hacer carreteras, transporte, trabajar la tierra o incluso, en los momentos más difíciles, de alimento tanto de su carne como de su leche. El problema es que a raíz de la sustitución de animales por máquinas para realizar los trabajos de fuerza, esta especie mamífera ha empezado a “estorbar” a sus dueños ya que han dejado de ser utilitarios. 

Hablamos con el creador de la Asociación Amigos del Burro para que nos explique cómo ha llegado hasta aquí. 

burrolandia

Llegamos al recinto totalmente rural hecho con materiales 100% reciclados y nos asombra ver la cantidad de burros y otros animales que habitan en el terreno prácticamente en libertad.  

Z: ¿Cómo empieza el proyecto?

A: Empecé porque mis padres tenían burritos, porque claro, antiguamente muchas cosas se hacían utilizando a los burros y había un negocio.

Ahora hay tractores y máquinas que te lo hacen todo, pero antes los burros eran una herramienta de trabajo y un ingrediente para cualquier rico guiso. Pero yo recordaba eso como muy mío, muy de mi infancia. 

Luego nos fuimos a Francia y allí ya no teníamos burros, claro. Ahí trabajamos de albañiles y el campo, aunque bueno, yo no porque era pequeño y me metieron a estudiar en un colegio y ahí estuve hasta los 17 años que ya volvimos para España. 

Luego me metí en una empresa del Canal de Isabel II, pero no paraba de pensar: <<jolín, el día que pueda tengo que cuidar burritos>>. Me acordaba mucho de ellos todo el tiempo, tenía muchos recuerdos de infancia con ellos. 

Z: ¿Para qué se usaban los burros?

A: Para casi cualquier cosa, desde transporte hasta alimento. Por ejemplo, me acuerdo que iba con mis padres y los burros hacían las carreteras. Bueno, las carreteras de aquella época eran de tierra y sencillas. 

Además los burros nos quitaron mucha hambre, tú date cuenta que con los burros se comía cuando no había nada. Nosotros no es que nos comiéramos los burros; nosotros los vendíamos. 

Z: ¿Cuál es el presente de los burros?

A: Ahora ya no hay nada de producción ni como alimento ni como herramienta. Ahora no tienen ninguna labor. Quien tiene un burro es por algo romántico, porque ya no tienen una función, fíjate lo que te hace un tractor, eso no te lo hace un burro. 

Z: ¿Cuál es tu objetivo con la asociación?

A: Yo estoy intentando recuperar los animales, no lo hago para lucrarme. La asociación se creó principalmente para proteger a los burros. Yo simplemente les hago un homenaje cuidándolos por todo lo que han hecho por nosotros.  

Z: ¿Cómo se puede venir a visitaros?

A: Los domingos hacemos pinchos, asamos carne y la gente puede venir aquí a comer y disfrutar de los animales. Con eso sacamos para dar de comer a los animales. Los niños son los que más lo disfrutan. 

Z: ¿Cómo se puede ayudar? 

A: De muchas maneras. Puedes venir un domingo a disfrutar de la parrilla y los animales en familia, apadrinar a un burrito, donar materiales, venir a celebrar un cumpleaños, comprar merchandising, hacer donativos o incluso venir de voluntario. 

Zityzens, ¿a quién no le va a gustar un burrito? Puedes ayudar desde su página web o cogiendo tu zity, a tu familia o amigos y pasar un domingo diferente en Camino de la Moraleja 147, Tres Cantos.

¡Descubre más planazos por la Zity en nuestro insta!