Zityzens Madrid

Urumea, el restaurante del cachopo de un metro y tres sabores

Descubre uno de los restaurantes más solicitados de la capital y su cachopo de un metro

Tito vino a Madrid en 1992 para optar a un mejor trabajo en hostelería. Cuando llegó, un amigo suyo le recomendó para trabajar en un restaurante por el Paseo de la Habana que se llamaba Urumea. Según el propio Tito en una entrevista para El Español: “era cutre no, lo siguiente, aunque tenía su encanto”. 

Por cosas de la vida (y para suerte de Tito), su carrera de hostelero no empezó en ese bar con “tan mala pinta”, pero el destino o la ironía le llevó a otro restaurante en el Mercado de la Cebada que, por casualidades de la vida, también se llamaba Urumea. 

Allí estuvo 9 meses aprendiendo y perfeccionando su técnica y… ¿dónde volvió Tito? a trabajar al primer restaurante Urumea, ya que, aunque en palabras de Tito era “cutre no, lo siguiente”, iba todo tipo de gente para comer y de las que Tito podía aprender. Iba desde gente importante a taxistas porque, aunque fuera cutre, se comía bastante bien. 

En 2016, Tito sintió la llamada del emprendedor y se montó su propio restaurante al que llamó… (redoble de tambores) ¡restaurante Urumea! Allí su clientela varió bastante. Seguía siendo igual de variopinta que el anterior, pero con mejores poderes adquisitivos. “Mi clientela es muy variada, tradicional y fiel. Aquí vienen políticos, personalidades destacadas del periodismo, famosos e incluso el equipo femenino de balonmano que todos los jueves vienen a cenar”, afirma Tito para la entrevista en El Español. 

Pero, ¿cómo pasamos de comida asturiana al cachopo de un metro? Muy sencillo: la Pandemia. 

En la pandemia su clientela habitual dejó de venir, pero Tito no dejaba de pagar a proveedores, impuestos, sueldos etc. así que tuvo que innovar para reflotar en una crisis que tanto afectaba a los hosteleros. 

¿Qué se le ocurrió? Un cachopo de un metro para la gente joven. Y tanto acertó que pronto se convirtió en viral y Tito ahora tiene que separar los servicios por turnos con el aforo completo para que nadie se quede sin su cachopo. Además, Tito es asturiano de pura cepa o sea que sabe respetar y orquestar el producto para que además de vistoso, esté tremendamente delicioso. 

cachopo de un metro

El menú, cuesta 90 euros (que para seis, ni tan mal), puedes pedir un entrante a elegir: chorizo a la sidra, ensaladilla rusa, morcilla de arroz a la plancha, croquetas caseras, tomate de huerta con cebolla y ventresca, calamares a la romana y boquerones fritos. Y si te parecía poco, viene acompañado por tres botellas de sidra y dos de vino. 

Si ya has probado esta delicia megalodónica, no te preocupes porque Tito ha sacado su nueva versión: Tricachopo, un metro de felicidad con tres rellenos distintos.

En Zity nos encanta enseñarte cómo exprimir Madrid de maneras diferentes. Tú solo decides si disfrutar las experiencias en soledad o en compañía, pero en este caso, te recomendamos encarecidamente que la compartas con amigos. 

¡Recoge a tus colegas en un Zity y ve a disfrutar de este placer asturiano! Hazte una foto y menciónanos para que veamos si sois capaces de haceros con el metro de cachopo 😜

Y ya sabes, ¡con Zity puedes ahorrar en todos tus trayectos!