Zityzens Madrid

Conocemos la espectacular piscina del NYX Hotel

Visitamos la piscina del NYX Hotel; una piscina en una de las mejores azoteas de Madrid

“He visto cosas bastante… a ver, ahogarse alguien nunca, pero fingir que se ahogan para que yo me tire a la piscina ha pasado.”.

En Madrid no hay playa, ya lo sabemos. Nos lo han dicho hasta en una canción, pero lo que sí que tenemos son bastantes piscinas en las alturas.

Hoy no hemos venido a hablaros de las típicas “5 azoteas con piscina para combatir el calor”. A Zity nos interesa saber quién hay detrás de los focos y, en este caso, hemos ido hasta el hotel NYX para conocer al responsable de que nos podamos bañar tranquilos: el socorrista.

Conocemos primero a Patricia, la jefa de eventos del NYX que nos hace una ruta completa por el hotel mostrándonos todas las obras de arte que hay en él. Luego nos lleva a la Tierra Prometida: la magnífica piscina del hotel. 

Después de soñar con tirarnos de cabeza a esa piscina decorada por Sergio Mora con una sirena al estilo japonés y old school, conocemos a Miguel, el verdadero héroe del verano

Z: ¿Cómo acabas de socorrista? 

M: Pues como hice el curso de socorrismo, estaba echando currículums para un trabajito de verano y me salió esta oportunidad, pero antes ya había trabajado de socorrista en piscinas comunitarias y demás. Aunque en esta piscina de 1,20 metros no hay mucho peligro [entre risas]

Z: Cuando nadie se ahoga ¿es muy aburrido velar por la seguridad de los demás?

M: Depende de la piscina y el sitio. En el hotel NYX es más entretenido porque tengo que repartir toallas y demás, pero es verdad que en trabajos tipo piscinas comunitarias se puede llegar a hacer más aburrido. 

Z:¿Qué haces cuando no hay nadie en el agua?

M: Depende de la piscina, por ejemplo a veces me echo unos largos, aunque aquí no puedo mucho porque tampoco es que sea muy grande la piscina.

Es verdad que a veces me traigo un libro porque siempre da mejor impresión [entre risas] no, qué va, puedo estar con el móvil si quiero, pero prefiero un libro porque siempre te dura más que una serie o videos de Tiktok. 

Z: ¿Qué es lo más raro que has visto en tu experiencia de socorrista?

M: Uff, he visto cosas bastante… a ver, ahogarse alguien nunca, pero fingir que se ahogan para que yo me tire a la piscina ha pasado. No sé si puedo dar detalles, pero la verdad es que mi primera experiencia de socorrista con esa anécdota fue todo bastante raro [entre risas]

Z: ¿El objeto más curioso que han tirado a la piscina?

M: Nada demasiado raro, pero es verdad que en mi último trabajo, unos chavales que vinieron una semana de vacaciones, se acabaron tirando a la piscina en sillas, a tirar el material de socorrista etc., pero bueno, tampoco voy a ir de amargado porque al fin y al cabo, ya era el último día y hasta entiendo que lo tienen como una tradición. 

Z: ¿Algo que te ponga de los nervios de los bañistas?

M: En esta piscina no, pero en otras piscinas… los chavales de 13 y 16 años… son complicados. “Me voy a tirar un mortal” y yo les digo, “no puedes que te vas a abrir la cabeza” y lo hacen en tu cara [entre risas], pero bueno, tampoco es muy desquiciante.

Z: ¿Cómo se hace la famosa maniobra de reanimación?

M: Si está inconsciente tienes que sacarlos del agua y aplicar la reanimación. Con gente adulta es diferente que con niños, pero normalmente lo típico que se hace son 3 presiones en el pecho y luego, lo de las bocanadas de aire es un poco pantomima porque si no tienes material de cubrición de boca, no tienes por qué hacerlo. 

Z: ¿Es verdad que la reanimación tiene que ser con el ritmo de Stayin’ Alive de los Bee Gees?

M: Siempre, de hecho está probado científicamente. Luego me han dicho con otras canciones como La Macarena, pero creo que eso no está científicamente probado [entre risas] me fio más de Stayin’ Alive.

Z: ¿Cuánto puede pasar tomando el sol un guiri medio? 

M: Pues… ni idea, pero en el caso de que vea que ya se está socarrando y que el tío no respira, pues ahí ya intervendría [entre risas] no, pero en serio, el verdadero problema sería cuando toman muchas horas el sol y se tiran a la piscina de golpe y claro, ahí te quedas tieso. Digamos que es el conocido corte de digestión por el cambio de temperatura, que no es porque hayas comido, sino porque has comido al sol y de repente cambias la temperatura.

Z: ¿Qué es lo que más te gusta del trabajo de socorrista?

M: En general que se está tranquilito, puedes estar sentado y a mí me viene bien porque cuando acabo exámenes no es lo mismo venir aquí a sentir la tranquilidad que mover cajas. 

Z: A todo esto ¿Qué estudiaste?

Ingeniería de la edificación. 

Z: ¿Una canción que te defina? 

Mala mujer de C.Tangana. 

Si necesitas una piscina de confianza, por 30€ puedes estar todo el día cerca de Miguel para resolver ecuaciones o pedirle consejos de supervivencia acuática y por supuesto, echarte un buen bañito.

Con estos planazos el verano en Madrid no está nada mal, y si te haces con uno de nuestros packs ahorro para ahorrarte unos eurillos, está mucho mejor 😜