ZITYzens Madrid

Supermercado cooperativo y participativo de Madrid

La OSA, el supermercado cooperativo: “Estamos recuperando el contacto entre el productor y el consumidor que tenían nuestros abuelos”

Nada más entrar en La OSA, tenemos claro que nunca hemos pisado un súper igual. Lo único que tiene común con un súper de los de siempre son las puertas automáticas. A partir de ahí, los códigos de un supermercado cooperativo son totalmente distintos.

Estamos en el barrio del Pilar, en la Avenida de Asturias 57. Nos recibe Sonia, una de las cooperativistas que además está en el equipo de comunicación. Eso es justo lo que hace distinto a La OSA de otros supermercados colaborativos, que aquí los socios además de serlo, participan en las labores propias de un súper. La limpieza, cobrar en las cajas, reponer las estanterías, recibir a los productores, sacar la basura, pintar las paredes o concertar las entrevistas son tareas de los socios. Lo que haga falta. “Somos conscientes de que le estamos pidiendo a la gente algo que en una ciudad como Madrid escasea; el tiempo”, nos dice José Antonio Villarreal, ‘Villa’, uno de los cofundadores.

A cambio de ese tiempo tan precioso, este supermercado colaborativo ofrece una experiencia pionera que si consigue demostrar su viabilidad en Madrid, abrirá la puerta a una revolución en nuestra forma de alimentarnos.

“Tenemos un pedazo de móvil, una buena camiseta, un coche último modelo, pero no tenemos ni idea de alimentación”, nos explica Villa. Estamos junto a él y a Sonia en una pequeña oficina del propio local de La OSA, decorado de forma sencilla y funcional. Aquí todo está financiado por los propios socios con la ayuda de fondos de banca responsable.

El origen de este súper atípico está en el propio 15M, nos explica Villa. Tom, el otro cofundador, y él, observaron como en Lavapiés los grupos de consumo autogestionados funcionaban como un tiro. “Entonces decidimos exportar la idea al otro lado de la Gran Vía, en Malasaña”. Así, en el salón de una amiga comenzaron a organizar las compras de la gente por “unidades de consumo”. La novedad era que ellos mismos gestionaban el trato con productores locales, buscando siempre los criterios de ecología y proximidad. “En aquella época tú decías en el centro de Madrid, tienda ecológica, y la gente te decía “ecoqué?”, recuerda con una sonrisa.

La idea de los supermercados cooperativos nació en Brooklyn en los años 70, y hoy son la mejor alternativa en Madrid para alcanzar una alimentación sostenible.

La idea fue un boom en el barrio y las unidades de consumo no paraban de crecer. Se mudaron a un local, luego a otro, y tras pocos años, la idea de algo más grande se fue gestando en sus cabezas. El sueño de un supermercado cooperativo a lo Brooklyn parecía al alcance de la mano. Fue allí donde allá por los 70 abrió el primero del mundo, el Park Slope Food Coop. Pocos años después, su proyecto funciona como un reloj y cada día convence a más gente. “La OSA está lleno de entusiastas sociales”, dice orgulloso Villa.

“La OSA no es solo un lugar donde conseguir buenos productos a buen precio, también es un lugar donde aprender e interactuar con mucha buena gente. Un supermercado colaborativo y participativo es una auténtica comunidad que genera unas sinergias enormes”, nos dice Sonia.

Compra en el supermercado cooperativo con Zity

Lo cierto es que hacer la compra en La OSA se parece más a acudir al mercado de un pueblecito donde todos se conocen que a la experiencia fría de una superficie de siempre. Se habla, se comenta, se proponen nuevos productos (hay un libro para sugerencias) y hasta se toleran los retrasos en caja, porque quien está cobrando, es un socio como tú. Se dan charlas, talleres, catas, cursos, proyecciones. También se trabaja unas pocas horas al mes a cambio de ser dueño de un supermercado cooperativo donde tú decides qué, a quién y cuánto compras, siempre con la máxima de la alimentación ecológica. Hasta se organizan para hacer la compra en coches compartidos (de Zity, obvio) para ayudar a la movilidad sostenible.

“Lo que realmente buscamos es transformar la ciudad de Madrid a través de la alimentación sostenible. Buscar el bienestar de las personas y el planeta”, concluye Villa, y a nosotros nos parece una idea excelente.

Cierra el circulo y haz la compra sostenible en el supermercado cooperativo de La OSA utilizando el carsharing de Zity para ser 100% sostenible. Recuerda activar la Tarifa Stand By para pagar menos por esos minutos haciendo la compra y que no te quiten tu Zity.