Zityzens Madrid

El bar madrileño donde se redactó la constitución

Casa Manolo; un restaurante con el que viajaremos al pasado desde el espionaje alemán, la Constitución y Plácido Domingo.

Entramos a Casa Manolo. Una decoración que preserva herméticamente el pasado nos transporta al Madrid de Max Estrella. Tanto es así, que casi, casi, hacemos el amago de quitarnos el sombrero de copa.

Hay unos siete clientes tomándose un café como un día cualquiera en un bar cualquiera, lo que no saben es que entre esas paredes, se fraguó la Constitución entre vinos, croquetas caseras y emoción por los nuevos aires de España.

Hablamos con sus actuales dueños Alfredo y Alfonso. Nos cuentan que su abuelo, Manolo, fundó el bar en 1929. Un gallego exiliado en Cuba, asentó su local en la calle Jovellanos al lado del restaurante Eldelweiss, un nido de espías alemanes. Y allí pasaron las décadas y los hechos históricos hasta el día de hoy.

Muy cerquita del Congreso, este templo de la gastronomía castiza, ha dado de comer a republicanos, franquistas, periodistas de renombre, socialistas, populistas y todos los -istas que te puedas imaginar. Todo lo que faltaba por pulir en el Parlamento, se remataba con un buen vino de por medio.

Alfredo, Alfonso y Jose Manuel, tercera generación de la familia del original Manolo, nos dicen: “nos contaban los mayores que los padres de la Constitución se reunían aquí para llegar a acuerdos […] Herrero de Miñón suele venir de vez en cuando. También Jordi Solé y Gabriel Cisneros solían venir muy a menudo por aquí”. 

Pero no fueron solo políticos los que disfrutaron de las delicias de Casa Manolo, artistas como Plácido Domingo, cenaban y tomaban sus bebidas en este bar antes de empezar su espectáculo. Es más, el propio Plácido Domingo, una noche antes de su función, vio una larga cola de gente y preguntó al tabernero que a qué se debía semejante gentío.

Están sacando las entradas para verlo a usted, don Plácido.

Pues sáqueles también unos platos de jamón y unas botellas de champán.

Y así fue. Un camarero, plato de ibérico en mano, se acercó a la multitud y le dijo: “De parte de Plácido Domingo”.

La especialidad de Casa Manolo son las croquetas, la carrillada, el rabo de toro y los callos, por lo que, no nos resulta difícil imaginar que se pueda llegar a un acuerdo entre políticos con esos manjares delante. A lo mejor lo que falta en el Congreso, en los momentos más acalorados, es una buena ración de croquetas de Casa Manolo. 

Qué, ¿te están entrando ganas de comerte una de esta delicias de Casa Manolo? ¡Coge tu Zity en Madrid comprando si quieres uno de los packs ahorro para pagar menos por más y corre a llenarte la panza en el mítico Casa Manolo!

Si todavía no lo haces, síguenos en Instagram para descubrir muchos lugares y planes que aún no conoces y sé el primero en enterarte de todos los descuentos y promociones que te regalamos por rodar con Zity.