Zityzens Madrid

El último cocido madrileño del año

En el número 5 de la calle de La Bola, encontramos uno de los restaurantes más antiguos de Madrid donde, dicen los expertos paladares, se come el mejor cocido madrileño del mundo. 

Llegamos al restaurante La Bola. Un aroma al manjar divino por excelencia, el cocido madrileño, que nos inunda las fosas nasales. Toda la plantilla está coordinada montando las mesas, poniendo su correspondiente trozo de pan por comensal, limpiando, organizando reservas y calentando las famosas jarritas individuales de barro con el cocido en las brasas. Vemos un horror vacui de fotos de famosos adornando las paredes de los 3 comedores que componen actualmente La Bola. 

Este restaurante abrió nada más y nada menos, que hace 150 años de la mano de Cándida, una asturiana de armas tomar que decidió comprar una botillería que se traspasaba en la calle de la Bola 5. 

Cándida no estaba muy por la labor de servir únicamente licores, así que pensó en abrir una casa de comidas y poner como protagonista el famoso cocido aderezado con un buen chorizo de su tierra. Así, se convirtió en una de las mejores casas de comida de la Madrid de los Austrias. 

TANTO TIENES, TANTO COMES 

Como la fama de las delicias de Cándida iba in crescendo y todavía no existían los otros dos comedores del restaurante, la visionaria de La Bola decidió hacer distintos turnos con tres opciones de cocido para todos los bolsillos.

El primero era para la gente más humilde: trabajadores y estudiantes, que pagaban 1,25 pesetas por su cocido que llevaba gallina. Y a partir de las dos, periodistas y senadores se encontraban con el cocido más completo, que incluía carne tocino y el maravilloso chorizo asturiano.

Con este crecimiento exponencial, La Bola se convirtió en un lugar donde la gente llegaba a comerse este caldo divino en la misma calle porque no cabía nadie más en el pequeño comedor. Es más, afirma la bisnieta de Cándida (y actual regentadora del local) “la idea del puchero en su cuenco individual de barro permitía que pudieran llevarse el resto y se salían afuera para comérselo en la calle”.  

EL PRIMER TAKE AWAY DE MADRID 

Fue la fama llevada por el boca a boca la que atrajo a la mismísima reina

La Reina Isabel II al probar el oro líquido de Doña Cándida y claro, se hizo adicta. Tanto es así que, como La Reina no podía comerse su deseado cocido rodeada de “la plebe”, mandaba un carruaje desde el Palacio Real para llevarse sus raciones de cocido y poder sorbetearlos en soledad. 

EL PASEO DE LA FAMA EN LA BOLA

Celebridades como Ava Gardner, Camilo Jose Cela (que incluso tenía su mesa de siempre, la 7), políticos e incluso como relatábamos antes, la mismísima Reina Isabel II se han deleitado en este restaurante desde 1870. Además, puedes decir que te has comido el mismo cocido que tu bisabuelo porque siguen haciendo la misma receta que en SXIX: se cuece a fuego lento, en pucheros individuales de barro y con carbón de encina. 

Y este fin de semana que todavía se resiste el calorcito, ¡que mejor plan que degustar este mítico cocido madrileño! 😉

Coge un Zity para moverte al número 5 de la calle de La Bola y déjalo en Stand By esperando a llevarte directo a una de esas siestitas que pegan mucho después de un buen cocido.

¡Aprovecha del último cocido madrileño del año!